2022-08-23 Nofumadores remite más de 77.000 firmas al Ministerio de Transición Ecológica para que prohíba fumar en los parques nacionales

Las colillas mal apagadas o arrojadas desde los coches han arrasado 20.000 hectáreas en la última década y suponen el 3.5% de todos los incendios

23 de agosto de 2022

En el verano de los incendios y el cambio climático en España existe un extraño silencio sobre las colillas que están detrás de la pérdida de decenas de miles de hectáreas de bosque, no solo en 2022, sino cada año. Los medios hablan de rastrojos sin gestionar, maquinaria utilizada fuera de horas y pirómanos, pero apenas se menciona que las colillas están detrás de la pérdida de al menos 20.000 hectáreas de vegetación en la última década y tan solo este año ya van casi 5.000 hectáreas de bosque quemadas por esta causa. Fue un cigarro sin apagar lo que provocó el incendio de Cebreros, Ávila, a mediados de julio, pero está lejos de ser un caso aislado. Solo este año, las imprudencias de los fumadores han causado los incendios de Lagar de la Cruz en Córdoba, San Josep en Ibiza, Zambrana en Euskadi, Cuellar en Segovia, Artega de Segre en Lleida, A Lama y Vigo Baixo-Miño en Pontevedra, Gibraleón en Huelva, Rubiá en Ourense y Llancà y Port de la Salva en Girona. La presidenta de Nofumadores, Raquel Fernández Megina, afirmó que “se trata de negligencias perfectamente evitables si se usa la cabeza y se prohíbe y castiga encender un cigarro en todos los parques nacionales y bosques de España. Es inconcebible que, en un contexto de cambio climático, el cual agudiza la posibilidad de incendios no atajemos de raíz este factor porque le venga mal a la industria tabaquera o las autoridades teman la reacción de los adictos a la nicotina que tiran la colilla encendida. Sancionar también es educar”.

 

Descargar la nota de prensa completa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.